martes, 12 de agosto de 2014

COCA RUSTICA DE CIRUELAS BLACK SPLENDOR


Me gusta mucho cocinar con productos de temporada, es un lujo poder hacer una coca con fruta recién cogida, en esta ocasión con ciruelas variedad Black Splendor,  unas ciruelas carnosas y ligeramente  acidas, ese punto acido es el que le da un toque brutal a esta torta, muerdes y te explota en la boca el sabor de la ciruela junto al tierno bizcocho, pequeños placeres caseros que te llenan de satisfacción.



En ReciénCogidas no utilizan ningún método de conservación, la fruta llega tal y como es recogida, natural y directamente del campo a tu mesa, en menos de 48 horas.  Son productores agrícolas con una dilatada experiencia en el cultivo de frutas y hortalizas, recogen tu pedido del campo, en el momento justo de maduración, y desde luego se nota porque estas ciruelas tienen ese sabor de antaño, cuando ibas al huerto del abuelo y cogías la fruta del árbol, todo un lujo.



Podéis visitarlos en su página www.reciencogidas.com, y ver sus estupendos productos, si os registráis tendréis muchas ventajas cuando hagáis vuestros pedidos.

Y la receta de hoy es una variante de  la COCA DE ALBERICOQUES que hice hace algún tiempo, en esta ocasión he utilizado ciruelas pero el resto de la receta es igual.


INGREDIENTES:

8 ciruelas gorditas variedad Black Splendor de Reciéncogidas
170 g de patata cocida
100 g de mantequilla
250 g de azúcar
50 ml de aceite de oliva
480 g de harina de fuerza
40 g de fécula de patata, si no tenéis fécula podéis usar copos de puré de patata
50 ml de leche
3 huevos L
20 g de levadura fresca
azúcar glass para espolvorear las ciruelas.


PREPARACIÓN:

En un recipiente amplio machacamos bien las patatas cocidas y mezclamos con la mantequilla en punto pomada, la tendremos a temperatura ambiente, añadimos el azúcar, mezclamos de nuevo, incorporamos la leche templada en la que habremos disuelto la levadura y vamos añadiendo los huevos de uno en uno.


Ahora añadimos la harina y fécula tamizadas y amasamos bien, incorporamos el aceite y seguimos amasando, si hiciera falta echar un poco de harina en el banco, pero tan apenas y amasar hasta que no se pegue, tiene que quedaros una masa blanda y elástica.

Meter en un bol y tapar con film, dejarla reposar hasta que doble su tamaño, una vez haya levado, untar un molde con aceite y poner dentro la masa, cortar las ciruelas por la mitad, quitadles el hueso y cubrir con ellas la coca, presionando ligeramente para que se hundan un poco en la masa, espolvorear con azúcar glass y dejar reposar una media hora.

Precalentamos el horno a 180º y horneamos la coca durante unos 40 minutos, que coja colorcito dorado por arriba y ya solo queda que disfrutar de ella, un verdadero placer.

  Fuente de la recetaLa cocina de Ani 

jueves, 24 de julio de 2014

PASTA ALLA NORMA


En mi opinión la pasta es uno de los ingredientes más agradecidos de la cocina. Las verduras, los pescados, el marisco o la carne son buenos compañeros para esta delicia de la gastronomía. Pueden acompañarla consiguiendo platos sabrosos para todos los gustos. Son tantas las posibles combinaciones. A veces, como es el caso, con ingredientes sencillos, cotidianos, de andar por casa, podemos conseguir una plato delicioso. Cocina casera en estado puro. La cocina de la mamma.



Para la ocasión utilizo pasta artesana y fresca de verduras, apta para celiacos de Sempreteca, expertos en cocina mediterránea. La filosofía de Sempreteca es ofrecer productos elaborados con ingredientes de proximidad, naturales y de calidad, de modo que podamos disfrutar de una buena comida rápida y nutritiva cuidando la salud, con productos que no contienen gluten.

La salsa es sencillamente lujuriosa, jaja, ese color y ese sabor intenso y contundente, parece increíble que unos tomates maduros, una cebolla, una berenjena y el oro liquido, -aceite de oliva virgen-, puedan conseguir este milagro. Mi reverencia a la cocina italiana.



La receta la vi en Canal Cocina.

Vamos con el plato de hoy que no puede ser mas sencillo, sólo necesitamos productos frescos.



INGREDIENTES:

Para la salsa Norma:

8-10 tomates de pera bien maduros
1 cebolla grande
1 berenjena
Sal
Aceite de oliva virgen
Albahaca

Pasta fresca de verduras SEMPRETECA
Queso ricotta


PREPARACIÓN:

Picamos la cebolla y sofreímos en una sartén con un buen chorreón de aceite de oliva. Cuando veamos que la cebolla empieza a perder firmeza incorporamos los tomates pelados y cortados por la mitad. En esta salsa debemos encontrar trocitos de tomate, por ello, cuando freímos, vamos chafando groseramente. Así nos quedará una salsa rustica y con tropezones. Aproximadamente unos 10-15 minutos moviendo y sin perderla de vista. Reservamos.

Cortamos la berenjena en cuadraditos y freímos en abundante aceite hasta que coja color dorado. Retiramos a un plato con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite y reservamos.

Ponemos una olla con agua y sal al fuego. Cuando empiece a hervir echar la pasta, mover y cocer 5 minutos.

Escurrir y verter en la sartén donde tenemos la salsa de tomate, mezclar a fuego bajo un par de minutos para que se integren los sabores y añadir la berenjena.

Servir de inmediato y acompañar con queso ricotta o sin el, yo aunque soy quesera hasta la médula, en esta ocasión quise comerla tal cual.

Y disfrutad, de esta delicia.


lunes, 21 de julio de 2014

GAZPACHO CON BALSÁMICO DE MANZANA


 La receta que os traigo no puede ser más veraniega. Yo diría que si algún plato se convierte durante estos meses en rey de todas las cocinas es, sin duda, el gazpacho. Fresquito, ligero y muy fácil de preparar.

Lo presento hoy con un toque divertido de color verde. Una decoración perfecta para estos días calurosos que nos acompañan. Pero sobre todo más que el color, lo importante, y por eso lo comparto, es el sabor increíble que le aporta la crema de vinagre balsámico a la manzana de SIBARI. Un toque afrutado, muy fresco, con pronunciado sabor a manzana ácida y dulce a la vez, que transforma el clásico gazpacho en un plato renovado y muy apetecible.





Existen infinidad de recetas de gazpacho según gustos, ciudades, en fin, que cada cuál tendrá su versión en función de sus preferencias, yo os dejo la mía. Nunca le pongo vinagre hasta el momento de consumirlo, me da la sensación de que si lo añado nada mas hacerlo y lo tengo más de un día en la nevera, al final, el gazpacho sabe mucho a este ácido. Así que se lo incorporo en el momento de servirlo. Pero bueno, para esto también habrá diferentes gustos.



Vamos con la receta:

INGREDIENTES:

1 kilo de tomates bien maduros, yo utilizo de pera
½ pimiento verde, de los italianos
1 pepino pequeño
1 cebolla pequeña
1 rebanada de pan con buena miga de víspera o incluso requetevispera
1 taza de café de aceite de oliva virgen
Sal
Agua, si fuera necesario
Crema de vinagre balsámico a la manzana SIBARI



PREPARACIÓN

Ponemos la rebanada de pan en un platillo con agua, que se remoje bien y reservamos.

Pelamos los tomates, echamos en la batidora junto al pan remojado, - yo no le escurro ni el agua-, el pimiento troceado, el pepino y la cebolla. Trituramos hasta conseguir una crema fina. Añadimos el aceite y sal al gusto. Probamos y si nos gusta la textura metemos al frigorífico a refrescar. Si por el contrario lo queremos mas liquido añadimos agua hasta conseguir el punto deseado.

Servimos con un buen chorrillo de crema de vinagre balsámico de manzana, un poquito de aceite de oliva virgen y si os gusta,  pimiento picado muy fino.

Respecto a las cremas de vinagre balsámicas SIBARI, deciros que tienen una amplia variedad de sabores. Además son bajas en calorías, no tienen gluten y vienen en un práctico formato anti goteo. Seguro que os van a encantar como me ha pasado a mi. Más información y ricas recetas, en su web.

Feliz semana.

miércoles, 16 de julio de 2014

PASTEL DE PAN DE MOLDE ESTILO LORRAINE


Me ha costado un poco decidirme por el nombre de la receta que os traigo hoy, al final me quede con Pastel de molde estilo Lorraine porque es un pastel salado hecho con pan de molde y con el relleno de una quiche Lorraine.



Una opción estupenda para salir de más de un apuro. Se puede tomar recién hecha o en frio, si la dejas preparada y en el momento de servir le das un golpecito de calor en el micro, apenas unos segundos, queda deliciosa. También se puede comer un poquito templada, acompañada de una ensalada, así tendrás aparte de un plato rico y rápido, un menú perfecto para una comida o cena de verano.



Tenia medio paquete de pan de molde y un par de calabacines picados y congelados, -cuando tengo ganas y tiempo aprovecho para picar verduras y congelarlas en bolsas, de esta forma tan solo hay que dejarlas descongelar y usarlas-, también tenia un taco de bacón medio olvidado en la nevera, así que saltó la lucecita para preparar este plato que se puede tomar en cualquier momento, un pastel salado tipo sándwich pero horneado y gratinado, y con relleno de quiche. Fue todo un éxito.



INGREDIENTES

Pan de molde, yo 14 rebanadas, dependiendo del tamaño del molde
2 calabacines picados
1 puerro picado o una cebolla
Una cortada gruesa de Bacon de unos 4 cm
250 ml de nata para cocinar
2 huevos grandes batidos
50 g de queso rallado, yo cheddar
Aceite de oliva virgen
Sal
Pimienta
Mayonesa ligera YBARRA
Queso rallado cheddar para decorar


PREPARACIÓN:

Quitamos la corteza a las rebanadas de pan y reservamos.

Picamos el bacon en cuadraditos del tamaño de los dados del parchís, echamos un chorreón de aceite en la sartén y cuando este caliente ponemos el bacon, doramos. Retiramos a un plato y en esa misma sartén freímos el puerro picado y el calabacín, lo cocinamos durante unos 10 minutos escasos, de modo que no quede demasiado  blandas las verduras. Sacamos a una fuente e incorporamos el bacon, la nata, los huevos batidos, los 50 g de cheddar, sal y pimienta. Reservamos.



Cogemos un molde o fuente cuadrado, untamos con mantequilla el fondo y laterales, cubrimos la base con una capa de pan de molde, cortamos rebanadas por la mitad y tapamos los laterales para dejar cubierto el molde, echamos el relleno de calabacín, extendemos bien y cubrimos con otra capa de rebanadas de pan de molde.


Apretamos un poquito para que el pastel quede uniforme y la mezcla repartida por igual, untamos generosamente toda la superficie con mayonesa ligera YBARRA, especialmente por las partes donde se juntan las rebanadas de pan y finalmente esparcimos queso rallado por toda la superficie.

Horneamos a 180-190ª durante unos 20 minutos o hasta que veamos que va cogiendo un bonito color tostado.

Y listo para disfrutar, en la playa, en casa, como cena, comida, merienda, aperitivo….